El presente es un avance de la obra Industria Naval Pesquera Argentina, que forma parte de la Colección Industria Azul disponible en www.industrianaval.com.ar Con renovadas fuerzas han reaparecido las presiones de los importadores de barcos de pesca usados, sobre funcionarios nacionales de las áreas de Pesca e Industria. Para ayudarlos a cumplir mejor sus funciones en defensa de los intereses de los argentinos, se proponen ciertas reflexiones generales y luego se los ayuda a responder a los habituales planteos realizados históricamente por los importadores de barcos en la Argentina.

 

REFLEXIONES PESQUERAS

La Riqueza Pesquera es patrimonio nacional. No pertenece a los pescadores, ni a las empresas pesqueras, ni mucho menos al Gobierno ni a la Secretaría de Pesca. Es un recurso natural que es patrimonio de todos los argentinos, y una de las mejores formas de que esa riqueza se reparta entre sus reales dueños es que los barcos pesqueros se construyan aquí. El Modelo Chatarra de la Pesca debe cambiarse de una vez. Cerca del 85% de la capacidad de bodega de nuestra flota pesquera son buques importados usados. El mundo nos considera el sumidero de la chatarra naval pesquera. Esta política chatarra mantenida por cinco décadas ya demostró su poder destructivo, siendo uno de los factores del marcado subdesarrollo y pobreza extrema de nuestro país. Necesitamos un nuevo Modelo Virtuoso que le cambie el rol asignado a los obreros navales argentinos en el modelo anterior: de vagabundos cirujeando en la chatarra naval, a ciudadanos construyendo un futuro virtuoso. Y eso depende de la decisión que se tome ante cada pedido de importación de un barco usado. La Capacidad de Captura esta cerca del MÁXIMO de lo que se considera sustentable para las especies comercialmente más interesantes. Esta situación podría llevar a la equivocada conclusión de que la industria pesquera habría llegado a un amesetamiento y que ya no puede generar más divisas en sus exportaciones ni tampoco más empleo. Esto nos ubica en un máximo de valor exportable de unos 2100 MMUsd, el cual genera aproximadamente 26,000 empleos totales en la Cadena de la Pesca. El Valor Agregado en la Pesca está cerca del MÍNIMO de lo que nuestro país podría generar a sus exportaciones pesqueras sin aumentar el esfuerzo pesquero sobre las especies críticas. Hay dos formas para sumar Valor Agregado adicional en la Pesca:

1-Reemplazando la exportación “a granel” de HG, y colitas de langostino en bloque de bajo valor, por hamburguesas de pescado, comidas preparadas, langostino pelado y desvenado en bolsitas, etc., que triplica el valor exportado de las mismas capturas. Eso permitiría sumar unos 4200 MMUsd a las exportaciones y unos 50,000 empleos adicionales. Para esto se requiere que los aranceles de exportación de productos pesqueros nacionales, dejen de desincentivar el agregado de valor.

2-Reemplazando la flota de pesqueros importados por otros construidos competitivamente en el país. Es que la industria naval puede aportar un 17% del valor actual de las exportaciones (360 MMUsd), con la generación de 6.000 empleos directos y 18.000 empleos totales. Si estos barcos se construyen en el país el valor agregado a la exportación pesquera equivaldría a exportar 80 barcos pesqueros por año. Para esto se requiere incentivar a los armadores a construir en el país, discontinuando las importaciones de buques usados propias de la política chatarra a la que nunca más debemos regresar si se desea salir alguna vez del inmerecido subdesarrollo al que fuimos empujados por la mala política. Evitando las importaciones de barcos de pesca, pero sobre todo usados, y modificando el sistema de aranceles a la exportación de productos pesqueros, se podría triplicar el valor exportado y cuadruplicar el empleo.

 

PLANTEOS HABITUALES (HISTÓRICOS) DEL IMPORTADOR SERIAL

Se analizan planteos habituales (históricos) de los importadores y se elaboran respuestas para que los funcionarios tengan mejores herramientas para defender el interés nacional.

IMPORTADOR: Se debe permitir la importación de pesqueros porque los astilleros argentinos con experiencia no tienen capacidad de entrega.

FUNCIONARIO: Afortunadamente hay dos o tres astilleros en Mar del Plata con buena carga de trabajo, pero hay muchos otros que tienen muy amplia disponibilidad. Respecto de la experiencia específica en construcción de pesqueros, es importante comprender que la industria naval -en todo el planeta- puede construir diferentes tipos de barcos. La inexperiencia no es una limitación real, es una excusa.

IMPORTADOR: Al menos se debería autorizar la importación de los de mayor eslora pues los astilleros no los pueden construir por limitaciones de grada.

FUNCIONARIO: Una característica de la ingeniería naval es la capacidad para superar limitaciones de infraestructura. Y el de la eslora es uno de los más fáciles de solucionar. En Argentina hay casos de construcciones navales muchos más grandes y complejas realizadas en dos partes que luego unieron a flote. La eslora no es una limitación real, es una excusa.

IMPORTADOR: Los astilleros argentinos no son competitivos en el rango mayor

FUNCIONARIO: Esa comparativa sólo es posible hacerla entre barcos nuevos de calidad y equipamiento equivalente y puestos en la misma situación de “listos para pescar” tras cumplir con todas las normas del caso (inspecciones de PNA durante la construcción, participación de profesionales argentinos matriculados, pago de derechos y tasas correspondientes). Al realizar ese análisis respecto mercados/ situaciones comparables, la industria naval privada argentina es competitiva. La supuesta falta de competitividad no es una limitación, es una excusa.

IMPORTADOR: Los astilleros argentinos no ofrecen financiamiento

FUNCIONARIO: El crédito naval es clave que los armadores renueven su obsoleta flota; pero no son los astilleros los responsables de obtenerlo. Son los armadores los que deben preocuparse por cómo financiar sus barcos, ya sea con el capital de sus socios, o deuda en el mercado de capitales, o en los bancos de desarrollo o comerciales locales o extranjeros. Cuando la pesca tiene una rentabilidad extraordinaria, muchos armadores autofinancian la construcción de sus nuevos barcos. Tal es el caso actual y varias pymes pesqueras construyen con fondos propios. Y si estas empresas menores pueden, es raro que las mayores tengan tantos problemas cuando acceden al mercado de financiamiento externo muy fácilmente. Hoy, la falta de financiamiento no es una limitación, es una excusa.

IMPORTADOR: Al importar un barco usado se abona una de las tasas más altas (28%), como derecho de importación.

FUNCIONARIO: Los derechos de importación se definen para proteger a los productores nacionales de la competencia extranjera. La importación de un barco nuevo o usado genera el mismo daño a la industria nacional. En cualquiera de esos casos los argentinos capaces dejan de construirlo en el país. Dado que el daño es el mismo, la altura de la barrera de importación, debería ser la misma. Pero, dado que el valor declarado del barco usado a importar es ínfimo, por más alta que sea la tasa, la protección real es totalmente inexistente. Adicionalmente, el barco viejo genera pérdida de competitividad, atraso tecnológico y mayor riesgo de contaminación y de hundimientos. Por todo esto, para permitirle el ingreso, debería tener una penalización económica bastante mayor que el caso de un barco nuevo de características equivalentes.

IMPORTADOR: Debe permitirse la importación de usados para tener rentabilidad.

FUNCIONARIO: No parece muy lógico que en el momento de mayor auge del negocio pesquero sea necesario seguir habilitando la importación de barcos usados por razones de rentabilidad. Es raro que después de haber gozado durante 50 años del más excepcional sistema de subsidio que la política chatarra les dio a los armadores importadores pesqueros mayores, lo sigan necesitando, aún en la época de mayor bonanza. Muy extraño. Como reflexión inspiradora final para nuestros funcionarios actuales, dejo el recuerdo de Manuel Belgrano que, siendo también un funcionario nacional, fue el abanderado de los intereses marítimos nacionales y los defendió luchando contra la importación de barcos, apoyando la construcción naval local, generadora de valor, empleo, desarrollo e independencia. Hagámoslo

 

Disponible en: https://industrianaval.com.ar/wp-content/uploads/2021/09/Nota-en-Desafio-Impo-Pesqueros.pdf 

About Author