Día de la Industria Naval

Raúl R. Podetti y Raúl E. Podetti

 

El Día de la Industria Naval Argentina se conmemora desde el 12 de septiembre de 1961 cuando se lanzó el ambicioso “Plan Esteverena” para construir 38 grandes buques en el país. El contrato inicial fue firmado con Astilleros y Fábricas Navales del Estado (AFNE, ahora Astillero Río Santiago) para construir el mercante “Almirante Stewart”.  El presidente de ELMA, Horacio Esteverena falleció al día siguiente de firmar el contrato en un accidente de aviación. Sin su impulsor principal, este ambicioso proyecto naval se canceló antes de un año de vida.

 

Así, a pesar de las altas intenciones de la época, en la fecha del 12 de septiembre se terminó conmemorando una enorme frustración nacional.

 

Y este es el mismo sentimiento que agobia hace tiempo a quienes elegimos a los astilleros como ámbitos para construir un país mejor.

 

El desarrollismo de los sesenta impulsó a la industria naval que en 1983 alcanzó un máximo de 60.000 empleos y 400MMusd-año (0,26% del PBI).  Pero en 1984, el Estado suspendió los factores indispensables para esta actividad: el Crédito Naval fue eliminado y nunca más se reactivó, la importación de barcos usados sin impuestos paso a ser la regla en vez de la excepción y el Estado dejó de comprar barcos en el país, ni siquiera para cumplir sus funciones esenciales  de defensa y seguridad

 

Esta anti-política mantenida por más de 30 años empeoró aun más desde fines del 2015. Además de no hacer ningún aporte al desarrollo naval en los últimos tres años, el Estado Argentino (Ejecutivo + Legislativo) tomo algunas decisiones muy irritantes para el sector :

–              Aprobó dos pésimas leyes de “destrucción” de la Marina Mercante y la Industria Naval. Contra las buenas prácticas internacionales, estas normas de diciembre de 2017 fomentan la importación de barcos usados sin impuestos que pueden construirse en el país, asegurando grandes negocios para los importadores y profundizando el desempleo y el atraso tecnológico.

–              Importó 500MMusd de barcos en forma muy inconveniente y dudosa. Buques de investigación pesquera (INIDEP), remolcadores de puerto (ENARSA) y patrulleros fluviales (PNA) y oceánicos (ARA). Estos barcos pueden construirse en astilleros nacionales privados o públicos en mejores condiciones. Las fundadas denuncias muestran sobreprecios de hasta el 100% y compras groseramente orientadas para favorecer a astilleros extranjeros reconocidos como los más corruptos del mundo.

 

Mientras no haya una buena política industrial naval, todos los 12 de septiembre los argentinos seguiremos conmemorando la misma frustración nacional.

 

Raúl Podetti (padre e hijo)  –  Ingenieros navales  –  Autores del libro  ¨Industria Naval Argentina – 100 Años (1937-2036)¨   –   podettiraul@gmail.com   –   www.industrianaval.com.ar

 

Publicación el día 12 de septiembre 2018 en :

 

La Nación: https://www.lanacion.com.ar/2171078-de-lectores-cartas-mails

 

Ser Industria: http://www.serindustria.com.ar/dia-de-la-industria-naval-argentina/